¡Hola compañeros!, ¡Un fuerte abrazo! Os dirijo estas palabras para informaros que estoy ilusionado y preparado para llevar a efecto la misión que me habéis encomendado y para agradeceros que me hayáis designado para ello.

Por fin, después de mucho tiempo esperándolo, hemos conseguido que el Consejo de la Ciencia nos conceda permiso para una noche de observación a pie de campo. El que sea para un solo observador hay que comprenderlo dada la situación de peligrosidad existente. Afortunadamente hemos conseguido que se nos autorice su retransmisión en directo para los socios.

Llevo tres meses practicando, retransmitiendo a mis familiares todos los partidos de diversos deportes y películas que dan por televisión. Claro que todo tiene su coste y cuando finalice la misión tendré que recomponer mi armonía familiar. Mi familia me huye y se esconde de mí, incluso en los armarios.

Os pido que me hagáis llegar todo vuestro apoyo y vuestra fuerza para que en esa cercana noche tenga un verbo fluido, emocional, intenso y desbordante cual supernova.

Importante para mí vuestra presencia al otro lado del teléfono. Allí estarán presentes los Agentes que nuestros Guías enviarán, pertenecientes a diversas áreas de la Esfera administrativa; representantes de: Convivencia Cívica, Bienestar, Protección Medioambiental, Información Veraz y Armonía Ética, cinco como los dedos de nuestras manos, encargados de que se respeten todas las disposiciones en sus ámbitos de competencia.

Tengo todo preparado: el teléfono, el equipamiento astronómico, la ropa de abrigo, alimentación y bebida, la mascarilla, el hidrogel e incluso una pinza para la nariz por si hubiese que dejar de respirar de forma circunstancial.

Terminemos con nuestro grito ¡Viva el Asterismo del Norte!

Adenda 1: También a mí me gustaba más nuestro anterior grito pero debemos ser comprensivos con los sentimientos de nuestros nuevos conciudadanos

Adenda 2: Viene a mi memoria el admirado y polifacético gallego Castelao, nacido a finales del siglo XIX, que hacía decir a uno de sus personajes: “Mean por mí y quieren que diga que llueve”.