Relato: Benditas

Es noche cerrada. Oscura y límpida, permite ver miles de estrellas temblorosas y brillantes. Las mismas que contemplaron mi abuelo Florentino, pastor de vacas. y los sorprendidos primeros humanos. Y las mismas con las que se guiaron los antiguos navegantes y a las que se encomendaron ancestrales guerreros antes de la batalla. La Vía Láctea […]